Establecido en la región de Agen desde su creación en 1935, el laboratorio farmacéutico UPSA cuenta con dos centros de producción, que fabrican por sí solos las 250 referencias de productos acabados vendidas por UPSA en el mundo. Por uno de sus talleres de fabricación de polvo, UPSA ha optado por confiar en Asystom para el mantenimiento predictivo de sus unidades de tratamiento de aire (UTA). Estas UTA representan, para el laboratorio, elementos críticos porque no solo permiten poner los talleres en sobrepresión para evitar cualquier contaminación sanitaria, sino también secar el aire, una necesidad para las unidades de producción de polvos y efervescentes.

Limitar los riesgos y los costes adicionales relativos a una parada de la producción imprevista.

Creado en 1935 por el Doctor Camille Bru, UPSA (por Unión de Farmacología Científica Aplicada) es un laboratorio farmacéutico muy arraigado en la zona de Agen. Sus 250 referencias producidas, exclusivamente en las dos fábricas francesas del laboratorio (una en Agen y otra en el municipio vecino de Le Passage d’Agen), le permiten estar presente en el 100% de las farmacias de Francia, pero también a nivel internacional (la UPSA obtiene el 48% de su volumen de negocios de las exportaciones).

El laboratorio produce 15 cajas de medicamentos cada segundo, con la efervescencia como marca de fábrica. No obstante, la producción de efervescentes y polvos requiere zonas blancas con aire seco. Además, los talleres deben estar sometidos a un exceso de presión para evitar cualquier riesgo de contaminación sanitaria. Por consiguiente, los centros de producción están equipados con varias unidades de tratamiento de aire (UTA).

Tenemos alrededor de 250 UTA en nuestro sitio. A medida que pasan los años, aumenta la probabilidad de que se produzca una avería… Ahora, si se avería el ventilador de una UTA, no sólo se produce una interrupción inmediata de la producción, sino también dos días adicionales de inactividad mientras se repara… Se estima que cada interrupción no programada de la producción por una avería nos cuesta entre 40.000 y 50.000 euros”, explica Jean-Pierre Bourroux, Director de Mantenimiento de Infraestructuras en UPSA, responsable del proyecto.

Para limitar estos costes adicionales, el laboratorio quiere dotarse de una solución de mantenimiento predictivo, que le permitiría monitorear sus máquinas y anticipar potenciales fallas.